Cómo dormir bien

"Pegar las pestañas", "entregarse", "pedir pista" o –más románticamente– estar “en los brazos de Morfeo” son frases que hacen alusión a una necesidad básica de los seres humanos: dormir. Y como toda necesidad básica, qué gusto da satisfacerla y cuán desagradable (o qué maluco, como decimos en Venezuela) resulta cuando nos vemos privados del sueño o no podemos dormir a placer. Lo cierto es que dormir adecuada y suficientemente tiene una serie de beneficios para la salud y, lógicamente, la falta de sueño acarrea una serie  de consecuencias indeseadas. En este artículo abordaremos el tema del sueño, señalando su importancia, beneficios y algunos tips para mejorarlo.


La importancia de dormir bien



Según un artículo publicado en el sitio web del periódico El Mundo, unos especialistas determinaron que la importancia de dormir bien estriba en que el sueño cumple un efecto de restauración del organismo, el cual no se logra durante el estado de vigilia. Además, según el artículo señalado, el sueño REM es capital para nuestra memoria, atención, niveles de energía e incluso ser optimista y tener confianza en uno mismo. Además, tener un sueño reparador tiene los siguientes beneficios: fortalece tu sistema inmunológico, incrementa tu salud cardiovascular, mejora tu ánimo, aumenta tu memoria e incluso promueve un apetito sano, por lo que dormir bien es una forma de combatir la obesidad.

Ahora que conoces todos estos beneficios puedes estar preguntándote qué acciones podrías llevar a cabo para mejorar la calidad de tu sueño, lo cual abordaremos a continuación.


Tips para dormir bien



Existen condiciones ideales para obtener un sueño reparador, como lo son tener un colchón y almohada cómoda, que la habitación tenga una temperatura agradable y poco o ningún ruido. Adicionalmente, esto puede ayudar:

Ten una buena nutrición.

Esto pasa por específicamente consumir suplementos nutricionales, especialmente las vitaminas B1, C, E, así como el  calcio y magnesio mejoran importantemente la calidad de nuestro sueño. Hablando del tema, antes de dormir debería evitarse tomar café y fumar, ya que la cafeína y la nicotina son estimulantes. Asimismo, es recomendable no comer demasiado, porque esto puede hacerte sentir pesado, ni tomar demasiada agua, ya que ello podría hacer que interrumpas tu sueño para ir al baño en horas de la madrugada.

Haz ejercicios

Uno de los tantísimos beneficios de hacer ejercicios es que termina de agotar tus reservas de energía, de forma que a la hora de acostarte estés realmente cansado y “caigas como una piedra”.

Adopta una rutina de sueño

Así como acostumbramos a nuestro cuerpo a recibir alimentos, ir al baño, asearnos, etc., a una misma hora, debemos precisar la hora en la que nos acostamos y levantamos. De hecho, esta rutina de sueño deberíamos mantenerla incluso los fines de semana, ya que de otro modo cuesta retomarla durante los días de trabajo. Asimismo, por lo que se refiere a las siestas, de tomarlas procura que éstas sean cortas (de hasta unos veinte minutos), a fin de que no se vea afectado tu sueño nocturno.

Regula la luz

Nuestro cerebro segrega melatonina, la hormona del sueño, cuando hay oscuridad. Así que en horas de la noche procura hacer a un lado la televisión, el celular y la tableta, o al menos hazlo unas dos horas antes de acostarte. Por cierto, hablando de estos dispositivos, se recomienda igualmente que la cama debería ser utilizada únicamente para dormir y hacer el amor, por lo que deberíamos ver televisión y, en general, usar nuestros dispositivos en la sala u otra área del hogar. Para culminar lo relacionado con la iluminación, en caso de que tengas que levantarte de madrugada –y quieras seguir durmiendo– se sugiere que lo hagas con las luces apagadas, por lo que debes igualmente evitar el uso de dispositivos móviles a estas horas.

Relájate

Cuando vas a dormir no es el momento de poner tu atención en asuntos pendientes. Esto hará que tu mente este “a millón”, impidiendo así  –o  al menos dificultando– que te duermas. En lo personal, nunca pude meditar, pero cada vez que lo intentaba me dormía profundamente. Así que aprendí algo: cuando me dedico a  simplemente fijarme en como el aire entra y sale de mi nariz, de ahí a los ronquidos pasa muy poco tiempo.

Esas fueron las recomendaciones para dormir que reuní de varios sitios web y mi experiencia personal. Dormir bien o más específicamente descansar bien forma parte del primer precepto del libro El camino a la Felicidad, específicamente del primero: cuida de ti mismo. Si quieres más información al respecto haz click en los anteriores enlaces.

 ¿Y a ti qué te ayuda a dormir bien? Deja tus comentarios al final de este post y si te gustó la información compártela en tus redes sociales. ¡Feliz sueño!

Comentarios

  1. Thank you very much for your blog.

    I enjoyed reading this article.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! .Me gustaría dar un enorme aprobado por la gran información que tenemos aquí en esta web . Voy a volver muy pronto a divertime con esta web.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares