Precepto 4: Ama y ayuda a los niños

Este es un artículo basado en el Precepto 4 del libro El camino a la felicidad. Si quieres comprar el libro haz click aquí, pero si quieres leerlo gratuitamente en línea, entra en este sitio web.

https://www.youtube.com/watch?v=Km1aQJIJHX4
Mucho se ha hablado acerca del desarrollo de los niños, de lo que necesitan y de lo que los padres deben hacer para que los primeros sean personas de bien y puedan llevar una vida exitosa. La verdad del asunto es que nuestros pequeños son la generación del futuro, por lo que serán quienes estarán a cargo de todo. Así las cosas, cuidarlos es de suma importancia, y de no llevar a cabo esta tarea de la mejor manera podemos influir negativa e irremediablemente en su futuro.

Ahora bien, hay quienes piensan que deben criar a sus hijos tal cual como lo hicieron sus padres con ellos; asimismo hay quienes consideran que deben dejarse crecer solos y dejarlos experimentar la vida por sí mismos, considerando  que esto los llevará a ser adultos serios y exitosos. Debemos saber que cuando un niño llega al mundo es como una hoja en blanco en la cual se pueden escribir muchas cosas, sean correctas o incorrectas, y que cuando sea capaz de andar su propio camino actuará de la misma manera que se le enseñó.


De acuerdo con el libro El camino a la felicidad, la vida del niño va a estar determinada por diferentes factores como lo que el niño pueda llegar a ser de acuerdo con sus cualidades, habilidades,  potencial, lo que el niño mismo quiera llegar a ser; lo que los padres quieren que el niño sea y por último los medio aexistentes. Además, los padres deben tener muy claro que existe una responsabilidad inmensa al traer un hijo al mundo, amén de que hoy en día es aún más difícil criar a los hijos, ya que el mundo va muy rápido y se puede descuidar la tarea de orientarlos entre las muchas ocupaciones que tienen los padres para lograr una mejor supervivencia en estos tiempos.

Por otro lado, para garantizar el bienestar de los niños, sus padres deben observarlos constantemente, estar pendientes de sus problemas, averiguar lo que les pasa y ayudarles sin devaluar las soluciones que estos sugieran. Esto les proporcionará seguridad en sí mismos a la hora de confrontar diferentes situaciones en su vida.

Ahora bien, cuando a un niño se le abruma con muchos regalos y se le sobreprotege, tendrá muchas dificultades en el futuro y su vida puede llegar a ser desastrosa. Por lo tanto, lo más recomendable es orientarlos siempre a desarrollar las capacidades que tienen para proponer soluciones y pensar por sí mismos; así como procurar desarrollar sus habilidades de forma tal que puedan tener éxito en la vida, formar su propia familia, y poder contar con ellos  el día de mañana, cuando sus padres estén atravesando la vejez.

Por último, parte del camino a la felicidad implica el permitir que los niños cooperen con las labores de la casa para que no sientan coartados sus deseos de participar, y como padres hemos de comprender que es muy importante darles mucho amor, ayudarles y apoyarles lo más posible hasta que lleguen a la adultez. En el libro El camino a la Felicidad se aborda este tema relacionado con los niños y la crianza, así como muchos otros aspectos fundamentales para ser feliz.

Comentarios

Entradas populares